LA DERROTA DE LOS EXTREMOS

Fecha : 26/10/2020
 

El contundente resultado del plebiscito constitucional, con más de tres cuartos de los votantes aprobando que se redacte una nueva carta fundamental por intermedio de una convención constitucional, es decir, derechamente, una asamblea constituyente, no solamente fue una evidente derrota para quienes promovían las opciones opuestas sino que, en general, fue un fracaso para los extremos políticos de nuestro país.

Este plebiscito vino solamente a colocar la rúbrica formal a la sentencia que ya había dictado la ciudadanía en un juicio social, que partió el 18 de octubre de 2019, a la estructura política, económica y administrativa de nuestro país, por lo que las apuestas hechas desde los extremos tenían un panorama altamente adverso, pero de igual manera se jugaron sus cartas.

Los evidentes derrotados son los de la derecha más extrema, conservadora, que en su estómago y en su mente se resisten a dejar atrás el legado de la dictadura de Augusto Pinochet y donde la actual constitución heredada de ese periodo parecía ser su última trinchera simbólica.

Pero ese mismo fanatismo fue el sino de su derrota, realizando sus ya históricas y canónicas campañas de terror, apelando a los factores de la violencia, incertidumbre, desastre económico, expropiaciones materiales individuales, el fantasma del comunismo, en fin, una repetida cantaleta que solamente tiene eco en sus electores más duros y devotos, pero que para el resto de la ciudadanía es la misma bulla de fondo que se repite hasta el cansancio y que suena a una pérdida de privilegios y que siempre termina descartada, en la práctica, por la realidad.

Sin embargo, en la extrema izquierda también se bebe el amargo sabor de la derrota. Esa izquierda asistémica, anárquica, no democrática, que se autodenomina la vanguardia iluminada del pueblo, que ve en la destrucción total del Estado y su refundación la única forma de construir una nueva sociedad.

Esa izquierda que no fue a votar, porque ellos “solamente luchan desde las organizaciones populares” y no le creen nada al sistema. Esos grupos que ven en el vandalismo, la quema de infraestructura pública y pequeños negocios, el saqueo y robos, acciones legítimas que son el verdadero camino, amparando incluso al lumpen, para realizar los cambios sociales que promueven. En resumen, ese extremo que no cree en la democracia.

Ellos también son los grandes derrotados. Y, junto a la extrema derecha, hoy deben estar lamiendo sus heridas para seguir, seguramente, repitiendo los mismos métodos y prácticas para buscar sus objetivos políticos, porque no saben otros, porque, contumazmente, no quieren otros.

Udo João Gonçalves Flores
director@chasquis.cl 

 
 
 
  Más Publicaciones
CHILEZUELA
POLÍTICA DE LOS MEMES
VENEZUELA
EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA
TURISMO EN CAÍDA LIBRE
SIMULACROS
MALA EDUCACIÓN
CUERPO A TIERRA

 

 
 


CHASQUIS - Razón Social: Goncalves Flores Udo Joao y Otra - Humberto Palza 3609, Casa 35, Arica - Teléfono: 58-2311577
Director Responsable: Udo João Gonçalves Flores - E-mail: director@chasquis.cl
Representante Legal: Udo João Gonçalves Flores - Todos los derechos reservados www.chasquis.cl