Ciencia lo confirma: Amor no nace en el corazón sino en el cerebro

Fecha : 14/02/2023
• Aunque todo el romanticismo y simbología señala al órgano que impulsa la sangre por nuestro cuerpo el centro de nuestros afectos y pasiones, lo cierto es que, la realidad científica despeja todas las dudas.
 

Joyas, chocolates, peluches, portarretratos, tarjetas de saludo; la lista es larga de productos en forma de corazón que los enamorados suelen regalarse en San Valentín. Prueba indiscutible de que el amor suele asociarse al principal músculo del cuerpo humano.

Pero lo cierto, es que la ciencia es categórica: El enamoramiento no se produce en el corazón sino en el cerebro, donde se desencadenan una serie de reacciones químicas, conexiones neuronales y hormonas que nos hacen sentir placer y felicidad.

La neuróloga de Clínica Las Condes, Evelyn Benavides, explicó que “cuando nos enamoramos se registra un aumento en los niveles de dopamina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de felicidad y placer. Este neurotransmisor nos provoca emoción y motivación”.

Es común también escuchar a los enamorados decir que se acelera el corazón y la piel se enrojece al ver al ser amado. Estas son reacciones físicas en la medida que aumenta la noradrenalina, que pueden provocar, entre otras cosas, taquicardia, insomnio y pérdida de apetito.

Pero no es la única reacción en cadena que sucede en nuestro cerebro. La neuróloga Evelyn Benavides agregó que “al estar enamorados aumentan las hormonas que producen bienestar. En las mujeres, se manifiesta en los afectos, la empatía e, incluso, en conductas maternales gracias a los altos niveles que se generan de oxitocina; hormona de la confianza. Mientras que en los hombres se produce una empatía más racionalizada y un aumento en la detección de estímulos eróticos, gracias a la vasopresina; la hormona que potencia la testosterona”.

Por otra parte, los estudios del cerebro han demostrado, científicamente, que las emociones humanas se originan en el llamado sistema límbico, un conjunto de estructuras importantes que incluyen el hipocampo (en la corteza cerebral) y la amígdala, entre otras. En esta región, se controlan una serie de funciones que incluyen las emociones, la conducta, la atención, el estado de ánimo, la memoria, el placer, la adicción y el amor.

Pero, así como nuestros niveles de hormonas se revolucionan al encontrar a la pareja perfecta, los neurotransmisores también pueden irse en picada cuando esa persona ya no nos genera satisfacción. En ese momento, las reacciones químicas asociadas al enamoramiento descienden a tal punto, que pueden dejarnos en un estado de frustración, angustia y tristeza muy profundo.

Por lo tanto, queda totalmente demostrado que cada 14 de febrero las mariposas en el estómago no son producto del corazón sino más bien de una serie de respuestas químicas en su cerebro que lo harán sentir como en las nubes. 

 
 
 
  Más Publicaciones
14 de cada 100 mil chilenos sufre de esclerosis múltiple
Porqué el pilates mejora la calidad de vida
Razas de perros ideales para personas con alergia
Cómo cambia el organismo en otoño
Chilenos no temen a inteligencia artificial y creen que impactará positivamente en trabajos
“Triplendemia”: Alerta por circulación simultánea de virus respiratorios
A 50 años de primera llamada: Historia y evolución de telefonía móvil en Chile
Desigualdad de género también afecta la salud femenina

 

 
 


CHASQUIS - Razón Social: Goncalves Flores Udo Joao y Otra - Humberto Palza 3609, Casa 35, Arica - Teléfono: 58-2311577
Director Responsable: Udo João Gonçalves Flores - E-mail: director@chasquis.cl
Representante Legal: Udo João Gonçalves Flores - Todos los derechos reservados www.chasquis.cl